Ecuador desentierra cuerpos para encubrir culpas

Investigaciones periodísticas

Un especial multimedia, elaborado por una alianza periodística, reconstruye los hechos y las decisiones que desencadenaron el extravío de cientos de cuerpos al principio de la pandemia en Guayaquil. La investigación revela que más de 100 familias aún buscan a sus parientes fallecidos o dudan de los entierros que hizo el Gobierno.

10.03.2021

Una mujer en Guayaquil se ha quedado con dos fallecidos: uno está en la bóveda de un cementerio y el otro, en una urna con cenizas que la guarda en el garaje de su casa. Un hijo aún pide la exhumación de los restos de la tumba donde está el nombre de su madre porque duda de su identidad. Él buscó entre 300 cuerpos en la morgue y en los contenedores de un hospital. Una hija recibió dos veces el cuerpo cambiado de su padre. Una familia persiguió un contenedor porque un guardia les dijo que allí iba el cuerpo de su pariente.

En una esquina del garaje de la casa de Elsa Maldonado permanece la urna con las cenizas de un desconocido. Aún la Policía no se comunica con ella para realizar los trámites del retiro de la urna. Foto: Wladimir Torres

En las peores semanas de la emergencia en 2020, a finales de marzo y principios de abril, fallecieron hasta 30 personas diarias, en los hospitales del IESS y del Ministerio de Salud que recibieron a los enfermos. Una cantidad que rebasó la capacidad de las morgues de los hospitales, mientras el personal sanitario se enfermaba. Un hospital tuvo que contratar hasta estibadores del puerto de Guayaquil para mover los cuerpos.

El desborde de la crisis sanitaria y una serie de errores de autoridades y funcionarios provocaron una de las mayores tragedias en lo que va la pandemia en Ecuador: cientos de cuerpos perdidos y no identificados de víctimas de coronavirus.

Las secuelas aún se cuentan: 62 cuerpos que siguen como NN y más de 100 familiares que todavía desconocen dónde están sus fallecidos o piden la exhumación de los restos que fueron enterrados por el Gobierno con los nombres de sus parientes.

Las autoridades, bajo absoluta reserva, han realizado más de 50 exhumaciones en los cementerios del Puerto Principal. Buscan confirmar, a través de técnicas forenses, sus identidades. En más de una decena de casos, estos procedimientos se realizaron sin el conocimiento de las familias, pues los investigadores aseguraron no encontrarlas.

Esta investigación de la Fundación Periodistas Sin Cadenas, PlanV y La Barra Espaciadora, en alianza editorial con CONNECTAS, revela las decisiones que desataron esa crisis sin precedentes, cuyos responsables aún no han sido identificados ni por la Policía ni por la Fiscalía.

Visite el especial completo aquí:

Pero también reconstruye los hechos que ocurrieron en el interior de los hospitales más grandes de Guayaquil, como Guasmo Sur, Los Ceibos y Teodoro Maldonado Carbo. Describe el caos que sucedió en las morgues y en los contenedores, que fueron ubicados en los hospitales para almacenar el excedente de decenas de cuerpos. Este especial muestra infografías interactivas para explicar los puntos más conflictivos, con fragmentos de los testimonios más impactantes.

Para ello, un equipo periodístico entrevistó 35 fuentes, entre médicos, enfermeras, autoridades, familiares, expertos y técnicos, para responder preguntas como: ¿por qué se perdieron tantos cuerpos en manos del Estado?, ¿cómo se identificó a los cuerpos en los hospitales?, ¿qué pasó en los contenedores que se usaron como depósito de cadáveres?, ¿por qué las familias dudan de la identidad de los sepultados?, ¿cuántos desentierros el Estado tendrá que realizar para resolver lo que se hizo mal?





Publicado el Investigaciones periodísticas | Etiquetado , , ,
Susana Morán Periodista