La precarización y la autocensura atentan contra el ejercicio del periodismo en Los Ríos

Investigaciones periodísticas

La libertad de expresión en esta provincia costera de Ecuador está seriamente amenazada. La precariedad laboral del periodismo es un terreno fértil para que autoridades, políticos y empresarios paguen para que se publique solo lo que les conviene.

29.04.2021

Ser periodista en la provincia de Los Ríos -como en muchos lugares del país- implica vivir con las justas. Los ingresos que recibe un trabajdor de la comunicación son tan bajos que muchos de los profesionales, a pesar de tener títulos universitarios y experiencia, deben dividir sus jornadas y dedicarse a otros oficios para ‘redondear’ sus ganancias y sostener así sus hogares.

Pero este nivel de precariedad es tan grave que ha puesto en serio riesgo la ética del oficio. En Los Ríos, el 45% de los periodistas percibe una remuneración inferior a $ 400 dólares, es decir, menos que un salario básico unificado que, según la ley, en Ecuador asciende a $ 400; el 40% gana entre $ 400 y $ 800, y apenas el 15% tiene una remuneración de entre $ 800 y $ 1 000. Este último grupo pertenece a quienes ocupan cargos gerenciales y directivos.

Esta investigación es el resultado de una encuesta online sobre el ejercicio periodístico, realizada a 20 colegas de diferentes medios de comunicación y cargos, entre periodistas, corresponsales, presentadores, editores, directores y propietarios, que residen en los cantones de Quevedo, Babahoyo y Buena Fe. Según la muestra tomada para esta investigación, las lamentables condiciones laborales de los periodistas fluminenses han desencadenado prácticas que pervierten todos los principios deontológicos del oficio y permiten que el discurso público sea manipulado al antojo de los políticos de turno y de los círculos del poder. Esto sin contar con que, además, suponen un vacío informativo que afecta gravemente el derecho que tiene la sociedad a recibir información verificada, contrastada y de calidad, como garantía de su vida en democracia.

Foto: Fabián Tubay.

En la provincia de Los Ríos, las autoridades locales o los dueños de empresas pagan a los periodistas por los contenidos que quieren publicar en los medios o para que les organicen ruedas de prensa a su antojo, y la pauta publicitaria determina lo que se dice y lo que se calla. Esta mercantilización del oficio, aprovechándose de la precariedad laboral que enfrentan los trabajadores de la prensa, ha provocado que las amenazas y los sobornos marquen la tónica del manejo de la información pública. La llegada de la pandemia por el Covid-19 acentuó aún más este drama, y a la fecha de cierre del presente informe, comprobamos que al menos el 20% de los encuestados se había contagiado.

La distancia de esta provincia en relación con provincias más céntricas, en donde se define la agenda mediática del país, sumada al incremento de la inseguridad, a los altos niveles de delincuencia y a la falta de formación profesional de calidad, convierten a Los Ríos en una zona en grave riesgo. El vacío informativo que vive la sociedad fluminense pone en riesgo la salud de la democracia y representa un caldo de cultivo para la corrupción, el crimen organizado y al abuso de poder en todas las instancias de la vida pública.

El presente informe detalla los resultados de una investigación que revela lo que, eventualmente, puede ser denominador común en el ejercicio del periodismo en varias zonas del interior de Ecuador.

Descarga el informe completo en PDF

DESCARGA ESTA GUÍA: Coberturas periodísticas y seguridad móvil


NOS IMPORTA EL PERIODISMO EN LAS ZONAS MÁS OLVIDADAS DE ECUADOR.

Nos importa la transparencia, las libertades y los derechos humanos. Si compartes nuestros intereses, llena el formulario y recibe nuestro boletín mensual.





Publicado el Investigaciones periodísticas | Etiquetado , ,
Administrador